20.10.07

XCVI

Para establecer el valor de un compañero importa menos la desdicha del equipo rival que la fortuna del propio.