16.6.09

CXLV

Rara vez el público acuerda algo unánime, a excepción de condenar a los jugadores malditos. Con ellos el público reemplaza de pronto su papel de espectador por el de juez y padre.