25.9.12

CLXV

En la mesa de negociaciones el asiento de la fidelidad está siempre vacío.