24.7.09

CXLIX

Nada más caer derrotado, hay quien lamenta no poder desaparecer cuanto antes y quien lamenta no poder dar allí mismo la vida a cambio de un nuevo salto inicial. No puede haber mayor diferencia.