1.12.05

XLV

El valor de un jugador puede medirse por la cantidad de balones que recibe. Pero aún más por el número de ellos que ni espera.